+ 54 9 2954 66 48 07 info@sivoy.com.ar

TRATAME BIEN

Hola!
Como estás?
Estos días he estado preparando una capacitación para SÍ, VOY sobre atención y trato a personas con discapacidad.
Y en esa preparación de los contenidos no pude evitar repasar diferentes situaciones que me han tocado vivir y que todavía persisten en la sociedad.
Tantas reacciones tiene la gente cuando se dirige a mi!
Muchos optan por “ignorarme, no mirarme, hacer de cuenta de que no existo”.
Y sí. Es entendible. Es difícil ser tan complejo como Verónica.
Otros más audaces toman valor y me hablan.
Me han dicho desde “por qué sos discapacitada?, que te paso que estás ahí?” hasta “me muero si llego a estar así como vos”.
Lo bueno es que a veces nos parece que el problema propio es menor al del otro.
Una vez una señora me contaba sus dramas, pero de golpe se frenó y me dijo “bueno, qué te voy a contar a vos, si estas peor que yo”.
Imagínense cuando atiendo a una persona (soy empleada, y a veces hago atención al público): no saben si hablarme (quizás piensan que no puedo entender las cosas) y me entregan los papeles con cierta resignación.
La mayoría de las veces se sorprenden de mi rapidez y eficacia. Hasta me han dicho “te felicito, me has atendido mejor que una persona normal”.
Que hago? Río o lloro?
Los que me conocen saben que me estoy riendo. Es que todo es muy gracioso!
Ojo, no estoy juzgando a nadie.
Simplemente lo cuento porque obviamente trato de entender un poco las actitudes de la gente.
Pero también es lógico.
Mirá. Si vas al banco vas a ver el cartel “prioridad minusválidos”. Si me ven ubicada en una la fila me preguntan “estas en la fila?” …Que tengo que contestar a esa pregunta?
Hay lugares que otorgan “certificados de invalidez”.
Si decís alguna tontería, te dicen “sos tonto?“,
si no escuchas, “sos sordo?”,
si no entendés, “sos mogo?”
Si esperas un hijo te hacen miles de estudios “para prepararte”.
La mayoría de los padres agradece no tener un “hijo enfermito”, porque “ es una desgracia tener un hijo con problemas”.
No se si seguir riendo o llorar.
Y en ese afán por querer protegerme de mi dolor, muchos tratan de “arrastrarme a lugares que no pienso ir”, “hablar por mí”, “tomar decisiones por mi” o por ejemplo ofrecerme su ayuda “para salir del sol”. Con lo que amo el sol!
Lo bueno es que en un instante pasas de ser alguien “indeseado” a ser “una ídola, una genia”.
Alguien con una “fuerza superior“.
Ahora sí me estoy riendo a carcajadas! Fuerza superior… y no puedo levantar un vaso con agua!
No quiero que te apenes por mí. Por favor no es mi intención.
Otros piensan que por estar así “soy un ángel”, una mujer “tan buena”, “tan especial”.
Como no quererme? Si soy “una diosa”.
Por qué a mi marido le dicen que es “especial por estar conmigo”?
“Que es un santo” por elegirme.
Por aguantarme puede ser, eso no lo discuto.
Con esto que te cuento solamente quiero que entiendas que soy una PERSONA, COMO VOS.
Una mujer con virtudes y defectos (obviamente estos últimos son los menos).
Soy una mujer con discapacidad, pero que siente, desea, sufre, quiere, vive lo mismo que vos.
No soy una eterna niña, no soy asexuada, no soy una santa, no soy heroína.
Soy incapaz, pero de tocar el piano.
Soy especial, pero por mis virtudes y defectos.
Ahora ya sabes: No somos iguales, porque nadie lo es. Somos diferentes, pero porque todos los somos.
No tengas miedo: si tenés dudas acercate, preguntá, mirá, conversá, hablá.
Creo que muchas diferencias se pueden achicar si nos miramos a los ojos.
Ahí vamos a vernos tal cual somos, sin accesorios, sin prejuicios.
Hasta la próxima!